viernes, 2 de diciembre de 2011

Calle 13 - "Latioamérica" | VIDEO Y LETRA

Locutor: - ¿Cómo están?, ¿Están bien? y ¿Cómo estan ustedes en este pueblo del Cusco?. De igual manera a los que están fuera del pueblo, a los que me están escuchando, hermanos y hermanas. Ahora los jóvenes que cantan bien, llegan desde la tierra de Puerto Rico, ellos se llaman CALLE 13, nos están trayendo buena música, el nombre de la canción es Latinoamérica, escucharemos.

René: - Para Ustedes!

Soy, soy lo que dejaron.
Soy toda la sobra de lo que se robaron,
un pueblo escondido en la cima.
Mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima.

Soy una fábrica de humo,
mano de obra campesina para tu consumo
frente de frio en el medio del verano,
el amor en los tiempos del cólera, mi hermano.

Soy el que nace y el día que muere,
con los mejores atardeceres.
Soy el desarrollo en carne viva,
un discurso político sin saliva.

Las caras más bonitas que he conocido.
Soy la fotografía de un desaparecido,
la sangre dentro de tus venas,
Soy un pedazo de tierra que vale la pena.
una canasta con frijoles.

Soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.
Soy lo que sostiene mi bandera.
La espina dorsal del planeta es mi cordillera.

Soy lo que me enseño mi padre,
el que no quiere a su patria no quiere a su madre.
Soy América latina, un pueblo sin piernas pero que camina.

Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar El Sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.
Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Tengo los lagos, tengo los ríos,
tengo mis dientes pa` cuando me sonrío,
la nieve que maquilla mis montañas.
Tengo el sol que me seca y la lluvia que me baña,
un desierto embriagado con bellos de un trago de pulque.
Para cantar con los coyotes, todo lo que necesito,
tengo a mis pulmones respirando azul clarito.

La altura que sofoca.
Soy las muelas de mi boca mascando coca,
el otoño con sus hojas desmayadas,
los versos escritos bajo la noche estrellada,
una viña repleta de uvas,
un cañaveral bajo el sol en cuba.

Soy el mar Caribe que vigila las casitas,
haciendo rituales de agua bendita,
el viento que peina mi cabello.
Soy todos los santos que cuelgan de mi cuello,
el jugo de mi lucha no es artificial,
porque el abono de mi tierra es natural.

Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar el Sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.
Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Você não pode comprar o vento
Você não pode comprar o sol
Você não pode comprar chuva
Você não pode comprar o calor
Você não pode comprar as nuvens
Você não pode comprar as cores
Você não pode comprar minha felicidade
Você não pode comprar minha tristeza.

Tú no puedes comprar El Sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
(Vamos dibujando el camino, vamos caminando)
No puedes comprar mi vida.

Mi Tierra no se vende.

Trabajo en bruto pero con orgullo.
Aquí se comparte, lo mío es tuyo.
Este pueblo no se ahoga con marullos
y si se derrumba yo lo reconstruyo.

Tampoco pestañeo cuando te miro.
Para que te acuerdes de mi apellido.
La operación cóndor invadiendo mi nido.
¡Perdono pero nunca olvido!

(Vamos caminando) Aquí se respira a lucha.
(Vamos caminando) Yo canto porque se escucha.

Aquí estamos de pie. ¡Que viva La América!

No puedes comprar mi vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar. Vuelve Pronto..!

archivo